Videos Geografía

 
 
 
 

Ecosistemas

Se sugiere que el alumnado realice las actividades propuestas sobre los principales conceptos vistos en los vídeos.

 

EL ORIGEN DEL AGUA

 

Una parte de la Hidrosfera tiene un origen extraterrestre, y el resto se originó – y sigue haciéndolo – a partir del interior de nuestro planeta. Buenas imágenes y explicaciones.
Extraído del documental de la BBC “El viaje del agua”.
 
 
EL RIO DUERO 
 El río Duero (rio Douro en portugués), es un río del noroeste de la Península Ibérica, que nace en los Picos de Urbión del Sistema Ibérico, a unos 2.160 msnm, en Duruelo de la Sierra (Soria), España, y que atraviesa las provincias de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca, antes de internarse en Portugal, donde desemboca en la vertiente atlántica por Oporto (Portugal). Con sus 897 km, es el tercer río más largo de la Península, después del Tajo y del Ebro y con sus 97.290 km², posee la mayor cuenca hidrográfica peninsular (78.952 km² corresponden a territorio español y 18.238 km² a Portugal). El origen de su nombre proviene del latín, Durius flumen, cuyo equivalente griego es Δόυριος ποταμού).
Nace en la vertiente meridional de los Picos de Urbión (Sistema Ibérico, 2.228 m) a unos 2.160 msnm, en el término municipal de Duruelo de la Sierra (Soria), España. En la alta sierra el Duero incipiente recibe numerosos arroyos que bajan de las cumbres. Como el Ebrillos por la derecha y el Revinuesa por la izquierda. Este último es efluente de la Laguna Negra, de origen glaciar y situada al pie de los paredones que se descuelgan del pico Urbión. Los tres río, que atraviesan la tierra de pinares soriana, se unen en el Embalse de la Cuerda del Pozo. para que no haya dudas sobre cual es el colector principal, junto al cauce de éste han quedado, aguas arriba Duruelo y Salduero, dos pueblos que reflejan en sus nombres el del río mayor. Poco antes de llegar a Soria afluye por la izquierda el río Tera, río con un nombre que se repite bastante en la hidonimia peninsular (recordamos el río Tera zamorano y el Ter de Gerona). En un alto de fácil defensa sobre la confluencia del Tera y Duero se alzan las ruinas de Numancia. A su pie junto a los ríos, se ha levantado después Garray, que en el siginificado de su nombre -el quemado- rememora las consecuencias de la guerra numantina. Hasta Numancia el Duero ha recogido las aguas de Urbión, Sierra Cebollera y Oncala. En la confluencia del Duero y del Tera se unen distintos cordeles que bajan de la sierra con el ramal principal que vien de Oncala para dar lugar a la Cañada Real Soriana Oriental.1
Su tramo inicial (en la provincia de Soria) es de 73 km, discurre por terrenos de materiales paleozoicos con una pendiente media de 15 m/km hasta llegar a unos 1.100 msnm en la presa Cuerda del Pozo.2 En esta zona el río es de régimen nival y su caudal medio es de 150 m³/s.

 

El siguiente tramo recorre parte de la provincia de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca; es de unos 500 km de longitud con una pendiente muy suave (1 m/km). Discurre sobre materiales sedimentarios cenozoicos en los que el río ha creado una abundante serie de terrazas fluviales (han llegado a contabilizarse hasta catorce niveles cuaternarios). Desde Soria el Duero prosigue en direccion sur hasta Almazán recibiendo por la izquierda las escorrentías que bajan de las sierras del Madero y del Moncayo. Poco después de Soria, el cauce del Duero, abandonando los materiales mesozoicos del Sistema Ibérico, se abre paso en los sedimentos terciarios que rellenan el antiguo lago; sobre ellos dicurrirá hasta Zamora, en el otro extremo de la cuenca. En Almazán adopta el recorrido este-oeste, que es el que mantendrá hasta Oporto. Una vez en tierra llana se terminaron por construir puentes en los principales vados, como ocurre en Almazán, Puente Ullán, Gormaz, Navapalos o San Estebán de Gormaz. En todo el tramo soriano de la Canal de Almazán el Duero discurre bastante próximo a las sierras que foram el entronque del Sistema Central con el Sistema Ibérico. Por ello los afluentes que recibe son cortos y de caudales reducidos. Tan sólo el río Ucero, que es el río de Osma, tiene una cierta importancia y sobre todo, una cabecera de especial belleza: la hoz del río Lobos. Allí el río Ucero recibe por la izquierda las escorrentías que conduce el Abión. Pasado Langa el Duero deja de ser soriano y se hace un trecho burgalés. Aranda de Duero es un vado importante del Duero. En Roa forma el Duero una curva abierta hacia el sur, quedando el núcleo habitado a su derecha. Por la izquierda ha entrado poco antes el río Riaza, que toma el nombre de Riaza en las tierras alta de Segovia, próxima al nacimiento fluvial, al pie del puerto de la Quesera en los Montes Carpetanos. pocos kilómetros después el Duero entra en Valladolid, cerca de Peñafiel, donde su castillo domino el Duratón, otro afluente que viene del Sistema Central. Desde Peñafiel el primer vado importante es el de Tudela de Duero. Pasado el meridiano de Valladolid el Duero recibe por la izquierda las aguas del Cega y poco después las del Pisuerga por la derecha. Entre ambas confluencias está Puente Duero, otro de los pasos tradicionales del río. A la altura de Aniago desagua en el Duero el Adaja que es el río e Ávila al que se ha unido poco antes el Eresma que es el río de Segovia. Pocos kilómetros más abajo está Tordesillas, otro vado importante y aprovechado desde muy antiguo, sobre el que hoy cruza la A-6 de Madrid a Coruña. Hasta Castronuño mantiene el río la misma direcciópn; antes le han entrado por la izquierda las aguas del río Zapardiel y el Trabancos, que llegan de la Sierra de Ávila, donde nacen muy próximos el uno al otro. En Castronuño abandona el Duero la dirección del Pisuerga y sube bruscamente hacia Toro. Entre ambos puntos desemboca por la derecha el río Hornija y el Bajoz, que son afluentes menores con origen en los montes Torozos, quedando entre los dos cauces el límite de la provincia de Valladolid con la provincia de Zamora.
En esta zona el río es de régimen pluvial y su caudal medio oscila entre los 212 m³/s y los 490 m³/s. Al llegar a Zamora y Salamanca, en la zona fronteriza con Portugal, el Duero se encaja en los materiales graníticos del Paleozoico, estrechando su cauce y descendiendo bruscamente 400 m de desnivel, hasta poco más de los 200 m de altitud (4 m/km), son los llamados Arribes del Duero. Esta zona está sumamente explotada por embalses hidroeléctricos repartidos equitativamente entre España y Portugal gracias a un acuerdo firmado entre estos dos países en el año 1927.

Su longitud es de 897 km, de los que unos 213 km son portugueses, 112 km son fronterizos (internacionales) y el resto discurre en España, unos 572 km. Su cuenca pertenece, la mayor parte, a zonas de clima seco, aunque sus afluentes norteños recogen aguas de la cordillera Cantábrica, que es, por tanto, mucho más húmeda, además de las abundantes aportaciones de los ríos Tormes, Huebra y Águeda por el sur.
Su caudal medio, antes de desembocar en el Atlántico, en la estación de aforo de Oporto, oscila entre los 650 m³/s y los 675 m³/s, mientras que en la frontera entre España y Portugal es de 570 m³/s. La regulación natural es de 840 hm³/año y su coeficiente de escorrentía es del 31 %. No obstante, su caudal relativo es bastante bajo: en Oporto varía entre 6,6 y 6,7 L/s y por km². Sólo en su nacimiento su alimentación es de régimen pluvio-nival, pues antes de pasar por Soria ya es un río de régimen pluvial (propio de un clima mediterráneo continentalizado), con la crecida en diciembre y en marzo, y el estiaje en agosto y septiembre.
Ríos Tera, Órbigo, Esla, Valderaduey y Pisuerga, en la margen derecha, mientras que en la izquierda destacan el río Águeda, el Huebra y el Tormes, junto a otros de muy escaso caudal como los ríos Riaza, Duratón, Cega, Adaja, Zapardiel, Guareña y el Trabancos. En Portugal, el afluente más importante es el Támega y el río Côa.
El embalse de la Cuerda del Pozo (Vinuesa, Soria) es el de mayor capacidad (249 hm³) y el único que regula el caudal en su cabecera. Sus funciones principales son la atracción turístico-deportiva, el regadío (26.000 ha) y abastecimiento de agua a Soria y Valladolid. Secundariamente, su potencia hidroeléctrica es de 6.080 kW (8,5 GWh de promedio).
Destaca especialmente el Salto de Aldeadávila I y II por ser, en conjunto, la primera de España en potencia (1.139 MW) y producción anual (3.500 GWh de promedio: un 6,3% del total nacional). Esto se une a la espectacularidad de las obras, con un muro de contención, que tiene forma abovedada, de 140 m de altura y 250 m de longitud.
También la presa de Saucelle I y II es impresionante, con un muro de 92 m de altura y 178 m de longitud. Su potencia es de 525.000 MW en su conjunto.
El Parque Natural de Arribes del Duero es un espacio natural de singular belleza paisajística y calidad ambiental, situado en la margen española del tramo internacional del Duero. El carácter cosmopolita de esta parte del río, tiene como principal consecuencia que España y Portugal sean sus cotitulares y artífices de su histórico carácter fronterizo o de su más reciente redescubrimiento, cooperación, protección y aprovechamiento sostenible.
Administrativamente, el territorio que conforma el parque pertenece a 37 municipios de las provincias de Zamora (en las comarcas de Sayago y Aliste) y Salamanca. Estas, a su vez, se encuentran integradas en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, institución que en 2002 procedió a garantizar la conservación de las peculiares características de este territorio, dotándolo con la protección propia de los parques regionales e integrándolo dentro de su red de espacios naturales protegidos.1
La sucinta presentación de este parque natural no puede concluir sin echar una mirada a la otra ribera del tramo internacional del río Duero, donde la vecina Portugal también ha dotado de la oportuna protección a su paraje arribeño, constituyendo en 1998 el Parque Natural del Duero Internacional.
La característica más destacada de este espacio natural es la grandiosidad paisajística de sus escarpados valles. Un espectacular escenario natural artísticamente labrado por los cursos de agua que recorren sus fecundas tierras. Morfológicamente está caracterizado por paisajes graníticos, berroqueños, con grandes desniveles, por los que discurren encajonados el río Duero y sus afluentes Águeda, Esla, Huebra, Uces y Tormes.
En el plano socioeconómico, es una zona con escasez de infraestructuras que se encuentra en un continuo proceso de despoblación y fuerte envejecimiento. En los últimos años, las principales iniciativas inversoras de la zona han venido de la mano del comercio minorista transnacional y del turismo. Este último, motivado principalmente por la belleza paisajística, ha permitido a su vez preservar el hábitat natural, potenciar las tradiciones socioculturales y promover la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.
Tras años de reivindicaciones, el 11 de mayo de 1998 se le reconoce a la zona portuguesa el estatus de espacio natural protegido bajo la denominación de Parque Natural del Duero Internacional.2 Por su parte, el lado español no gozó de la misma protección hasta el 11 de abril de 2002, cuando la Junta de Castilla y León incorporó este paraje a su red de parques naturales3 bajo el nombre de Parque Natural de Arribes del Duero. De esta forma, se ha conseguido conservar y proteger los recursos naturales de la zona, preservar su biodiversidad y mantener sus ecosistemas. Durante años se discutió ampliar el espacio protegido hacia el este, englobando así los antiguos arribes del río Tormes desde la localidad de Fermoselle hasta los límites entre Ledesma y Carbellino. Las características de la fauna y la flora en esta franja son muy similares a las del Arribe del Duero y las zonas de nidificación de muchas especies de rapaces y ciconiiformes protegidas se solapan en ambos arribanzos. Finalmente se optó por ceñirse al área que hoy conocemos, aunque el tramo de arribanzo entre Fermoselle y Cibanal y las riberas zamorana y salmantina del embalse de Almendra están consideradas como zona de especial interés y se sigue barajando su futuro reconocimiento como ZEPA.
Geográficamente se encuentra en el límite sudoeste de la provincia zamorana y noroeste de la salmantina. La profunda grieta granítica horadada por las aguas del río Duero sirve de frontera natural entre España y Portugal.
El río y sus afluentes es el elemento común de este extenso espacio natural que se extiende a lo largo de más de 100 km sobre una superficie de 191.255 ha que se reparte entre las dos naciones, lo que la convierte en una de las mayores áreas protegidas de Europa.
La zona española del Parque Natural de Arribes del Duero se extiende sobre una superficie de aproximadamente 106.105 ha mientras que la zona portuguesa del Parque Natural del Duero Internacional se extiende sobre una superficie de aproximadamente 85.150 ha.
Municipios
La demarcación del parque comprende total o parcialmente la superficie de 37 municipios:
24 pertenecientes a la provincia de Salamanca: Ahigal de los Aceiteros, Aldeadávila de la Ribera, Almendra, Barruecopardo, Bermellar, La Bouza, Cabeza del Caballo, Cerezal de Peñahorcada, La Fregeneda, Hinojosa de Duero, Lumbrales, Masueco, Mieza, La Peña, Pereña de la Ribera, Puerto Seguro, Saldeana, San Felices de los Gallegos, Saucelle, Sobradillo, Trabanca, Villarino de los Aires, Vilvestre y La Zarza de Pumareda.
13 pertenecientes a la provincia de Zamora, la mayoría en la comarca de Sayago: Argañín, Fariza, Fermoselle, Fonfría, Gamones, Moral de Sayago, Moralina, Pino, Torregamones, Villadepera, Villalcampo, Villar del Buey y Villardiegua de la Ribera.
El Duero es el tercer río más largo de España y el más caudaloso de la península Ibérica. Además, posee la mayor cuenca hidrográfica peninsular ya que ocupa una extensión de 97.290 km². Su caudal medio, antes de desembocar en el Atlántico, en la estación de aforo de Oporto, oscila entre los 650 m³/s y los 675 m³/s, mientras que en la frontera entre España y Portugal es de 570 m³/s.
Siendo un territorio alejado y mal comunicado a ambos lados de la frontera, su principal riqueza natural y nexo de unión entre los dos países, es el río Duero. El alto caudal que posee y el gran desnivel existente en este tramo intermedio lo convierten en idóneo para la construcción de aprovechamientos hidroeléctricos. El 16 de agosto de 1927 se firma el acuerdo hispano-luso en el que se asigna a España el tramo entre las desembocaduras de los ríos Tormes y Huebra, y a Portugal los otros dos tramos de frontera del Duero.
Saltos del Duero es el nombre de la empresa que gestionó la construcción de las grandes presas en el tramo fronterizo del río Duero y actualmente es el nombre bajo el que se conoce el sistema hidroeléctrico ubicado en esta zona, cuya potencia instalada supera los 3000 megavatios, lo que hace posible que Castilla y León sea la productora de más del 20% de la energía eléctrica española.
El arte del buen comer es otro de los atractivos turísticos que ofrece esta tierra al viajero. La gastronomía arribeña es, como la propia tierra y las gentes que la hacen posible, rica y variada. La calidad de la materia prima y los excelentes modos culinarios hacen posible la elaboración de una cocina sencilla y tradicional. Son de especial mención dentro de la gastronomía zamorano-salmantina las cinco denominaciones de origen existentes (carne de morucha, garbanzos de Fuentesaúco, jamón de Guijuelo, lenteja de La Armuña y queso zamorano), así como las cuatro marcas de garantía concedidas a los productos de estas tierras (chorizo de Zamora, harina tradicional zamorana, ternera charra, ternera de Aliste y quesos de Arribes).
Los entrantes constituyen una parte esencial y muy característica de la amplia variedad culinaria de la zona. Podemos encontrarnos una infinita variedad de entremeses que definen de manera exquisita la gastronomía típica arribeña. Es precisamente aquí donde el embutido, el jamón o el queso juegan un papel fundamental dentro de la cocina siendo los protagonistas indiscutibles de la rica oferta gastronómica que nos ofrece esta tierra. La chanfaina, las patatas revolconas, las lentejas, las alubias o los garbanzos constituyen también una parte importante de esta preciada cocina.
Unos huevos con farinato, un potaje, una sencilla ensalada de la huerta o la típica sopa de ajo podrían constituir una primera parte de la degustación, para seguidamente dar paso a la amplia y variada carta de carnes, sin duda los platos fuertes de la cocina de Arribes del Duero. Destaca en primer lugar las especialidades en ternera, cuya calidad reside en la frescura del género y en el tradicional sistema de cría de las ganaderías de la zona, con razas autóctonas de reconocido prestigio como la morucha, sayaguesa o alistana. Menos conocidos, pero de igual virtud, son otros platos como el cordero lechal o cabrito de los arribes al horno, los reconocidos guisos de pollo de corral, así como los asados de costillares de cerdo.
Oporto (en portugués, Porto) es la segunda ciudad más importante de Portugal después de Lisboa. Tiene 221.800 (2008 est.) habitantes, y casi 2 000 000 en su Área Metropolitana. Contornan el núcleo central de la ciudad de Oporto la subregión de Gran Oporto y de manera más amplia el Área Metropolitana de Oporto. Se encuentra en el norte del país, en la ribera derecha del Duero en su desembocadura en el océano Atlántico. Es sede del Distrito de Oporto, en la Región Norte de Portugal.
El municipio de Oporto tiene 15 freguesías (equivalentes a parroquias o barrios). Limita al norte con Matosinhos y Maia, al este con Gondomar, al sur con el río Duero y Vila Nova de Gaia, y al oeste con el Atlántico.
Altitud: 74 metros.
Latitud: 41º 09′ N
Longitud: 08º 37′ O
Como muchas ciudades europeas, Oporto es una ciudad antigua que cuenta con un amplio patrimonio histórico, aunque durante las últimas décadas ha sido sometida a una amplia modernización. Cuenta con el metro más largo de Portugal que cubre no sólo el Centro, sino también zonas de su área metropolitana como Senhora da Hora o Maia. Asimismo, el aeropuerto internacional Sá Carneiro ha sido recientemente ampliado hasta alcanzar una capacidad de 16 millones de pasajeros anuales.
Desde muy antiguo hay una pugna entre Lisboa y Oporto. Dicen que esta ciudad tiene un cierto aire británico, desde que se asentaron aquí los comerciantes de vino ingleses. Se dice que Lisboa gasta, Coimbra estudia, Braga reza y Oporto trabaja.
Su centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Otros atractivos turístico-culturales son la Torre de los Clérigos, realizada por Nicolau Nasoni, la Casa de la Música y la Fundación Serralves dedicada al arte contemporáneo, y que es el museo más visitado de Portugal. En el margen sur del río Duero se encuentran las famosas bodegas de vinos aunque de ese margen del río ya no es Oporto sino Vilanova de Gaia. Dista de la frontera española (Galicia) unos 140 km que pueden recorrerse por autopista.
Tanto el país como el vino de Oporto (Vinho do Porto), u Oporto a secas, deben sus nombres a la ciudad de Oporto, que a su vez significa “puerto”. Por su pujanza cultural, demográfica e industrial es considerada como la “Capital del Norte” portugués.
El Ponte Pênsil era un puente sobre el Duero que unía la ciudad de Oporto con Gaia.
El aumento del tráfico entre Gaia y Oporto exigió la construcción de un puente para unir permanentemente ambas márgenes.
Fue un proyecto de los ingenieros Mellet y Bigot. El Ponte Pênsil estaba constituido por dos obeliscos de 18 metros de altura, situados en cada margen del río. De ellos pendían los cabos de suspención del tablero, que tenía 6 metros de ancho. El vano central era de 150 metros. Ocho cabos, con 220 hilos de hierro cada uno, mantenían el tablero a 10 metros por encima del nivel de las aguas. El Ponte Pênsil abrió al público el 17 de febrero de 1843.
En cada extremidad se construyó una casa para los guardias que vigilaban el puente y cobraban el peaje: 5 reales por cada transeúnte, 20 reales por caballo y 40 por carro. Todos estos precios se duplicaban por la noche.
El Puente Pênsil fue desmantelado tras la construcción del del Ponte Luís I. Actualmente siguen en pie los dos pilares y restos de la casa del guarda en el lado de Oporto.
El Ponte Luiz I, sustituye el antiguo Ponte Pênsil, y fue proyectado por el ingeniero Teófilo Seyrig, el mismo que había ya proyectado el Ponte Maria Pia. Su característica más destacable, es el hecho de tener dos tableros. Actualmente por el tablero superior cruza la línea amarilla del Metro de Oporto, y el inferior está abierto al tráfico rodado.
El Bacalao a la Gómez de Sá es otro plato típico nacido en Oporto y popular en Portugal. La francesinha (francesita) es, de la culinaria reciente, el plato más famoso y consiste en un sándwich relleno de varias carnes, cubierto con queso y una salsa especial (molho de francesinha). El célebre caldo verde, es también un plato portuense. La bebida que tiene el nombre de la ciudad es el vino de Oporto, el cual es producido en la región vitivinícola del Alto Douro y exportado internacionalmente desde las cavas que se situan en la margen izquierda del río Duero, en Vila Nova de Gaia.
 
 
RIO PISUERGA
 

Cueva del Cobre. Nacimiento del Pisuerga

 

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: